IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7733
Noticias para la comunidad hispanohablante

Espaa: Insurreccin contra el proyecto de la III Repblica


por Mikel Amigot

08/04/2019


(Nueva York, 8 Abril 2019)

Hay procesos electorales de los que apenas nos enteramos. Votan los nórdicos, suizos,  surcoreanos o japoneses, y el desenlace nos resulta irrelevante. Incluso en EE.UU., el resultado da un poco igual. Pues quedan fuera de debate aspectos clave como capitalismo, integridad territorial, bandera, veneración a los padres fundadores y la Constitución y culto militarista. Las corporaciones siguen avanzando y generando empleo, que es de lo que se trata.

En cuatro décadas de democracia española, el mundo no se ha enterado quién gobernaba en la península. Incluso cuando ganaban los socialistas y muchos españoles de Nueva York pensaban que era una hecatombe, aquí nadie se inmutaba. “We already know that Spain and Europe are socialists, that’s fine”, nos decían en Wall Street. Luego en las siguientes elecciones ganaba el denominado centro-derecha, que ese veía como un equivalente al Partido Demócrata de EE.UU., y todo se equilibraba. España seguía con su milagro económico, batiendo récords de turismo, sin dar problema.

Así, pasando desapercibida, España podía haber estado otros 40 años. La Constitución de 1978 se diseñó para que los españoles se desentendieran de emociones fuertes, después de una Guerra Civil y 35 años de un régimen semi-autoritario de partido único.

Esta apatía ha saltado por los aires. La izquierda española, primero con Rodríguez Zapatero y ahora con Pedro Sánchez, ha querido de pronto acelerar la transformación social e reimplantar su antiguo modelo republicano, y media España ha despertado del letargo y dicho basta.

El detonante ha sido el separatismo catalán, más astuto y eficaz en la estrategia de ruptura que el extremismo vasco.

Por cálculo electoral, por revanchismo al haber perdido la Guerra del 36, o por una mezcla de ambas factores, el caso es que el socialismo ha optado por volver al año 1932 de la Segunda República.

El proyecto de implantar a plazos la Tercera República ha sublevado a la España que siempre desconfió del socialismo de raíz marxista.

Los españoles serán más o menos creyentes, pero en conjunto han entendido que la interpretación católica de la vida es la verdadera y es la históricamente española.

Esto se palpa en el paisaje, costumbres y sentido de la solidaridad. Un ejemplo: la religiosidad pública de la Semana Santa, bien visible en ciudades y pueblos, evidencia que el catolicismo, sea sociológico, fervoroso o de conveniencia, es la seña de identidad española.

Ser español es un modo de ser.

Este 28 de abril, dos cosmovisiones se enfrentan en las urnas.

La izquierda derrotada en la contienda civil lleva décadas aferrada a la consigna de “España mañana será republicana”, y ahora que la matemática electoral obliga a pactar con los nacionalismos, ve el momento.

La sorpresa es el movimiento de reacción Vox, articulado en torno a cuatro líderes (Abascal, Ortega Smith, Rocio Monasterio y Espinosa de los Monteros) con un ímpetu y convicción inéditos en la política ibérica.

Si éstos no se ablandan y sucumben a los efectos de la magia progre, cambiarán la trayectoria de España. Igual da que ganen o pierdan este mes.  Si como certifican las encuestas, vence y gobierna Pedro Sánchez no habrá un cataclismo. Ello servirá a Vox para madurar y consolidar su base. Una recesión, por gasto público excesivo, y una desmembración territorial terminarán empujando a la derecha desacomplejada al poder.

El progresismo, apoyado en el multi-culturalismo internacional adversario de España, es sabedor de esta encrucijada.

Es objetivo de los Soros y la masonería frenar y anular la España genuina, esa que que expulsó al Islam y lo contuvo en Lepanto, conquistó un continente, creó el primer imperio global e hizo del catolicismo una religión global. Sin la referencia histórica española, Hispanoamérica se desdibujaría más, al igual que Europa.

Estas elecciones del 28 no pasarán desapercibidas en muchos centros de poder. España no es una nacioncita más.

Mikel Amigot  
Cronista, Educador  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Imgenes de la Sbana Santa: Consenso cientfico
18/04/2019

La cruz luminosa de Notre-Dame
17/04/2019

Notre-Dame salva las dos torres y su estructura tras un pavoroso incendio
16/04/2019

El fenmeno de "Unplanned" impulsa el movimiento pro-vida
15/04/2019

El placer de vapear o cmo atrapar a los ms jvenes
12/04/2019

Columbia Law School: los derechos en Catalua, a debate
11/04/2019

Encuestas para influir, no para acertar
10/04/2019

Brexit: "No existe el acuerdo perfecto, estpidos"
09/04/2019

Espaa: Insurreccin contra el proyecto de la III Repblica
08/04/2019

Estados americanos eliminan el da de Coln y establecen el del Indgena
05/04/2019

Escenas simblicas en Boston sobre un sistema amaado
04/04/2019

Justicia popular bolivariana para procesar a Guaid
03/04/2019

Papa Francisco, en hora de mxima audiencia de TV
02/04/2019

Ms apagones, colapso y "cubanizacin"
01/04/2019

Lpez Obrador olvida lo mejor de Mxico
29/03/2019

Emergencia pblica: 70.000 muertos al ao por sobredosis
28/03/2019

Por qu EE.UU. siempre est con Israel
27/03/2019

Catalua puede ser independiente
26/03/2019

Una va de agua en el acorazado del progresismo
25/03/2019

El fraude para ser admitido en las universidades de lite
22/03/2019

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus