IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7703
Noticias para la comunidad hispanohablante

Los doce separatistas, en el banquillo de los acusados


por Mikel Amigot

13/02/2019


(Washington DC, 13 Febrero 2019)

Comenzó ayer en el Tribunal Supremo, en Madrid, el juicio a los 12 políticos catalanes que organizaron e impulsaron en 2017 el proceso separatista contra España. Pesan sobre los encausados delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos, castigados con penas de entre 7 y 25 años de cárcel.

En la opinión pública española abunda la idea de que propiciaron un golpe de estado, al subvertir la ley constitucional e intentar adueñarse de una parte del territorio.

Estos dirigentes, su defensa jurídica y casi dos millones de catalanes –la mitad de la población– se presentan a sí mismos como estandarte del derecho a la autodeterminación y libertad de expresión. En este mundo de post-verdades, ayer intentaron convencer a los medios internacionales que España es una máquina represora al modo turco. 

“El juicio es una farsa, un acto de venganza contra el pueblo catalán”, dijo el presidente autonómico Quim Torra, en primera fila entre el público en la sala. “Estamos ante un test de stress a la democracia española”, añadió desde Berlín el ex-president prófugo Carles Puigdemont. “Esta macro causa es una persecución política”, apuntaron, a su vez, los abogados defensores, mientras cuestionaban la imparcialidad y legitimidad del Tribunal.

Su tesis de fondo es que “la autodeterminación es un derecho y no un delito”. Un argumento inválido en una democracia tan garantista como la española, donde son legales los partidos independentistas que propugnan la destrucción del Estado (del que además obtienen subvenciones).

Otro detalle del garantismo: el proceso judicial, que ayer arrojó una sucesión de alegatos políticos infantiloides, se retransmitió en directo por televisión.

Los corresponsales extranjeros pueden comprobar así "la fortaleza del Estado de derecho"escribía ayer El Mundo.

España no tiene buenos políticos, aunque sí buenos jueces. Pablo Llarena ha llevado a cabo una instrucción rigurosa, y los magistrados del Supremo van a juzgar durante tres meses hechos documentados apoyados en un aluvión de pruebas.

The Washington Post abrió fuego opinando que el juicio será “una prueba de imparcialidad para la judicatura española”.

Estas andanadas de nuestros colegas anglos son un déjà vu; hay que acostumbrarse. 

 

Mikel Amigot  
Cronista, Educador  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Espaa: Induce la sanidad pblica al crimen?
19/03/2019

"Hasta la victoria. Que Dios bendiga a Venezuela", dice Maduro
18/03/2019

Venezuela, va a ser una segunda Cuba?
15/03/2019

Espaoles que exploran los lmites
14/03/2019

La historia del espaol en EE.UU. contra Donald Trump
13/03/2019

Corrupcin, incompetencia y fuga de talento
12/03/2019

Y ahora un apagn de cuatro das
11/03/2019

Mujeres trabajadoras: por qu se radicalizan
09/03/2019

Vox en Nueva York: Tradicin y costumbres espaolas
08/03/2019

Mircoles de ceniza en EE.UU.: algo diferentes
06/03/2019

Aerolneas instalan cmaras secretas
05/03/2019

Retiros de Emas: por qu tienen xito
03/03/2019

AOC, la "celebrity" que vende socialismo
01/03/2019

Francisco: Qu planea para acabar con los abusos
28/02/2019

Juicio al Cardenal Pell y Cumbre en el Vaticano
27/02/2019

Anlisis: Un mes despus, Maduro resiste
26/02/2019

Indita cumbre en el Vaticano para proteger a menores
22/02/2019

La izquierda y su superioridad moral: qu hay de cierto
20/02/2019

Trump, a los generales de Maduro: "Podis perderlo todo"
19/02/2019

28 de abril: elecciones de infarto en Espaa
17/02/2019

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus