IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7580
Noticias para la comunidad hispanohablante

Resistencia innoble


por Mikel Amigot

07/02/2018


(Nueva York, 7 Febrero 2017)

Los separatistas catalanes deben entender que su proyecto de crear una República social independiente es anacrónico e inmoral. Con sus antecedentes históricos, el nacionalismo no es precisamente modelo político de armonía. La ley española que tratan de subvertir está basada en el consenso social y está alineada con las normas éticas y jurídicas que rigen en las democracias occidentales. Han de asumirlo de una vez los catalanes. Es imprescindible que sus intelectuales y líderes sociales lo propaguen. No es de recibo que el Cardenal Lluís Martínez Sistach reclamase hace unos días diálogo para solucionar el "conflicto político"; o que el Abad de Montserrat siga reivindicando la "libertad de los presos políticos". La Iglesia catalana debe apartarse de ese virus, diferenciando entre nacionalismo destructor y un sano apego a las tradiciones y la cultura regional.

Las razones que arman ideológicamente a los nacionalistas son fraudulentas. Equipar a los líderes soberanistas con Gandhi y Mandela, como ayer defendía ERC, es una ofensa a la memoria de los dos activistas humanitarios. Escribía también ayer un comentarista en el diario online separatista ElNacional.cat: "La legalidad la establece siempre el poder y saltarse la legalidad es imprescindible en todos los procesos revolucionarios de ayer, de hoy y de mañana. La revolución francesa, por no ir muy lejos, fundamento del actual sistema democrático, no fue otra cosa que la desobediencia a la legalidad de entonces. Sin mancharse las manos de sangre, años más tarde las sufragistas, los defensores de los derechos de los negros, los homosexuales, de las minorías, lograron importantes avances sociales, precisamente con la legítima desobediencia a las leyes. Las leyes son para los ciudadanos y no al revés, como recuerda la Biblia cuando dice que el sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado."

Así expuestos, estos argumentos históricos, sociales y hasta religiosos, que arman el agravio, son falsos. El nacionalismo es insolidario, excluyente, etnocéntrico y, en última instancia, racista, por más que lo envuelvan de buen rollo humanitario. Julián Marías sostiene que la Iglesia debería declarar el nacionalismo cristiano como una herejía. Si así fuera, con la Abadía de Montserrat desautorizada, el movimiento catalán quedaría expuesto como un intento revolucionario de imponer una República socialista en medio de Europa. La desesperación de Puigdemont por evitar la prisión le ha llevado a aliarse con la ultra-izquierda de la CUP, sin que la Esquerra de Catalunya difiera de tal esquema ideológico.

Hasta hace poco, el andamiaje intelectual de los soberanistas se basaba en el "Espanya ens Roba" y el reclamo de la mejora fiscal. La prensa internacional, y especialmente en EE.UU., todavía explica el procés con el razonamiento de que la región más rica de España se ha cansado de subsidiar a los territorios más pobres.

Sin embargo, en vista de que la Unión Europea y los lobbies mundiales de Davos no han admitido tal alegato y han reclamado el cumplimiento de la ley democrática y constitucional, los independentistas han pasado a la siguiente fase de combate, una vez asumida la diferencia entre el Gobierno de Madrid y los Tribunales. En su conveniencia, los políticos gobernantes españoles y de la oposición siguen proclives al pacto y la componenda, pero los jueces del Supremo o Constitucional están en la tarea de hacer cumplir el Estado de Derecho, a pesar de las presiones. 

Por tanto, no les queda otra salida que lanzarse esta primavera al monte, apelando a la revolución y la involución del orden. Otro episodio más del cuento interminable, donde la paciencia cotiza en favor del soberanismo.

Es de suponer que la perspectiva de un Govern radical horroriza a la mayoría de los dos millones de votantes catalanes, aunque no por ello dan marcha atrás. El hecho de mantener un conflicto vivo, internacional, sin que ello afecte al día a día laboral, como hemos visto en estos tres últimos meses de aplicación de 155 y sin un Ejecutivo autónomico, parece ser un estímulo escapista a la rutina. Una suerte irresponsabilidad de baja intensidad, controlada y poco dañina. Con la ventaja que desata la desesperación e histeria españolista.

En la sinrazón, acudimos de nuevo a ElNacional.cat, en busca de cierta lógica. Esta explicación de otro radical es antológica: "Contraviniendo la tontería que asocia la catalanidad al seny, Salvador Dalí recordaba a menudo que los dos únicos preceptos de nuestra mentalidad tribal son el empatollar-se (decir cosas sin pensar) y el embolica-que-fa-fort (echar leña al fuego), lo cual implicaría no sólo la tendencia natural a decir cosas sin ningún tipo de sentido y la inclinación a complicar intencionadamente las situaciones de aparente calma, sino una cierta manía colectiva para encontrar la paz dentro del caos." 

Algo así como: ahora que sabemos de qué va Madrid, despleguemos una campaña de resistencia, tenga o no sentido, siga o no suspendida autonomía, haya o no investiidura o nuevas elecciones, a ver qué resulta de todo ello. 

Destrozar la convivencia y el bienestar económico por unas convicciones es inmoral. Así debería ser explicado a quienes han decidido entregarse a este juego innoble del procés. No hace falta que se sientan españoles; tan sólo que comprendan que no hay ética o grandeza en su nueva actitud de resistencia nacionalista. Ni Puigdemont es el Dalai Lama catatán, ni ninguno de ellos es "gente de paz", como se autodefinen, y menos Mandela o Gandhi. Más bien serían los perseguidores de éstos. Es un hecho tangible quien intenta instaurar un apartheid de odio con la República catalana.    

Mikel Amigot  
CEO, IBL Education  
Columnista  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Espaa: Baja autoestima y complejo de inferioridad
16/11/2018

Mineros de criptomonedas, nuevo oficio de hoy
14/11/2018

Roma pide esperar hasta febrero
13/11/2018

Reunin de obispos americanos en Baltimore
12/11/2018

Ethereum, la nueva plataforma Blockchain que levanta pasiones
09/11/2018

Trump cesa a Jeff Sessions y asume todo el poder
08/11/2018

Los demcratas controlarn el House y los republicanos, el Senado
07/11/2018

Elecciones midterm: Referndum sobre Trump
05/11/2018

Justicia espaola y furia catalanista
03/11/2018

Estafa y chantaje masivo va email
02/11/2018

Explosin homosexual
01/11/2018

Catalua crea un Gobierno paralelo ante la pasividad de Madrid
31/10/2018

Otra batalla China-Occidente: el coche elctrico
30/10/2018

Canad legaliza la marihuana y fomenta la adiccin
29/10/2018

Nueva York, con un metro tercermundista
26/10/2018

Bitcoin acabara con la estafa de los bancos
25/10/2018

Redes 5G: Revolucin tecnolgica y disputa global
23/10/2018

El puente ms largo del mundo
22/10/2018

Bitcoin, cripto-monedas y Blockchain: dominio asitico
20/10/2018

China slo quiere prosperar, no la hegemona mundial
18/10/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus