IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7610
Noticias para la comunidad hispanohablante

Los ricos de Espaa


por Mikel Amigot

04/02/2018



(Nueva York, 4 Febrero 2018)

Por más que los nacionalismos y la izquierda titubeante se empeñen en destacar diferencias entre autonomías y regiones, España es un país homogéneo. Del mismo modo que el downtown de las ciudades americanas es muy semejante –sin que uno distinga Houston de Milwakee o Denver–, el paisaje urbano español es uniforme. Los barrios de viviendas de Burgos, Bilbao, Sevilla o Manresa, con sus tiendas, aceras y pisos de ladrillo, son un clon. 

Quien dude, que entre a un bar y pida un cortado, una caña o algo de picar. Le entienden a la primera. En cambio, si uno cruza la frontera a Francia, todo cambia. El contraste ocurre incluso entre territorios afines. Uno pasa de Euskadi Sur a Euskadi Norte y entra en otro hemisferio. 

Sirva esta postal para situar en contexto a los ricos españoles, que están de actualidad a raíz de la lista de las 200 fortunas que publica El Mundo. Los magnates patrios parecen hechos a troquel: amasan dinero de la misma manera y en los mismos sectores. Catalanes, vascos, gallegos, castellanos, andaluces, asturianos, aragoneses, etc. comparten formas, enredos y ambiciones. Aquí no hay Dinamarca del Sur, San Francisco Bay o New York. Hay, en cambio, mucho polígono industrial, contrata del estado, obra pública, especulación inmobiliaria, trampas ibex y pelotazos varios. Todo super-español. 

Muy racial es también el llamativo número de familias que figura en el ranking. En España, la familia es una red de protección contra la crisis, y también es la beneficiaria de las fortunas. La institución de la familia es la característica identitaria de España, por más que esté de moda el invento LGBTi (cada día se le añade una letra). A diferencia de EE.UU., donde el dinero es individual y el éxito es instransferible, en España se trabaja para el buen nombre de la familia, aunque de puertas adentro haya navajazos.

Ser "de buena familia" es salvoconducto de futuro; se puede ser una oveja negra y vivir holgadadamente de las prebendas de sangre. Entre los diez primeros ricos, sólo dos aparecen como tristes ciudadanos individuales. Lo demás todo es familiar. 

Otro rasgo intrínseco: nada de tecnología. En EE.UU. para ser billonario hay que estar en la tecnología. Ahí figuran los dueños de Amazon, Facebook, Google, Microsoft, Apple. Hasta resulta sospechoso ganar dinero de otra manera. Opulencia y prestigio son tecnológicos. En España, nada de eso. Ni siquiera en la clasificación de 42 sectores que ofrece El Mundo figura el apartado tecnología. Hay sectores tan sorprendentes como semillas, plástico, papel, cárnica, contratas y cerámica, pero olvídense de software, hardware, arfiicial intelligence, machine learning. La actividad más innovadora es la multi-inversión, y casi mejor no indagar en las bienandanzas de esa industria. Y lo más innovador, un empresario murciano que invierte en centros comerciales –por cierto, en caída libre en EE.UU. por el efecto Amazon.

Una característica relacionada: los ricachones españoles son muy mayores; nunca se jubilan. Mientras, los jóvenes de la generación tecnológica y digital no tocan balón. Bueno, ni siquiera saltan al campo o acceden al banquillo. Los apellidos ilustres han trazado un muro de no pasarán que lleva décadas siendo infranqueable. Las mismas fortunas de siempre, con las fincas, cacerías, sociedades en bolsa y sicavs, amistades influyentes e información confidencial. Es el enriquecimiento súbito en el IBEX, para desesperación de jóvenes y adultos pre-jubilados, huérfanos de oportunidades. Lo opuesto a la sociedad estadounidense, donde Jeff Bezos, Elon Musk o Mark Zuckenberg llegan a la cumbre en pocos años. (El feudalismo oligárquico español es, definitivamente, una asignatura pendiente de la jóven democracia.) 

La excepción de las excepciones: Amancio Ortega, el español más rico de todos los tiempos, con 62.700 millones de euros este año. El comerciante que viste a millones de mujeres y hombres, y genera cada vez más empleo y crecimiento. Un case study mundial y un filántropo generoso. Su éxito es tan extraordinario que nadie, ni los comunistas más resentidos, lo crítican. Sus tiendas Zara, impecables, son la nueva marca España. Esa que da homogenidad a los territorios, y proyecta en el mundo elegancia y discreción.
 

Mikel Amigot  
Cronista  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Estalla la burbuja de las cripto monedas
14/12/2018

Icono de esperanza
13/12/2018

Caos cataln: ms protestas y ahora una votacin con blockchain
12/12/2018

Asegurar el empleo en la era del cambio tecnolgico
11/12/2018

Sanidad universal espaola: un caso de consenso social
10/12/2018

Patrona en trece pases
07/12/2018

El efecto Vox "espaolizar" a los partidos
05/12/2018

Espaa: El fenmeno Vox despierta la ira de socialistas e independentistas
04/12/2018

Andaluca: Hecatombe socialista e irrupcin de la derecha tradicional de Vox
03/12/2018

Creacin de nios modificados genticamente
30/11/2018

Raid policial en la Archidicesis de Houston
29/11/2018

Siguiente oleada de innovacin
28/11/2018

Bitcoin, Ether y cripto monedas: el inversor desconfa
27/11/2018

Caravana de desesperados
26/11/2018

Tecnologa de Realidad Mixta para formar a miles
24/11/2018

Una localidad que presume de brujas
22/11/2018

La historia del homeless samaritano
20/11/2018

Semana tpicamente americana
19/11/2018

Espaa: Baja autoestima y complejo de inferioridad
16/11/2018

Mineros de criptomonedas, nuevo oficio de hoy
14/11/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus