IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7372
Noticias para la comunidad hispanohablante

Trump est loco? Quin es, qu har


por Mikel Amigot

07/01/2018


(Nueva York, 7 Enero 2018)

Trump no está "mentalmente desequilibrado", como afirman sus opositores, ni es un "genio muy estable", como se auto-proclama él mismo ayer sábado. Trump siempre ha sido así. La presidencia no ha cambiado su volátil personalidad. Sigue siendo un vendedor vanidoso, de escasa cultura y menos lecturas, iracundo y ofensivo, acostumbrado a imponer su voluntad. Es un hombre de negocios impulsivo, que, a diferencia de cualquier otro, disfruta con las contiendas dialécticas, y a quien le apasiona ser siempre centro de atención. Un ególatra que para reafirmarse y sentirse el número uno necesita lograr constantemente éxitos tangibles. Es lo que una sociedad simplista, pragmática e individualista que deteste la habladuría de los políticos, calificaría de “winner”, un ganador, por contraposición a un desgraciado “loser”.

Por ello, en Estados Unidos, si hubiera hoy unas presidenciales, volvería a ganar. Hoy por hoy, en las elecciones de 2020 es el candidato con más posibilidades de vencer, para desesperación de congresistas demócratas y políticos europeos, latinoamericanos y españoles, quienes no logran comprender en qué consiste este país.

La singular democracia estadounidense, sobre la que se asienta la nación más poderosa y exitosa de la historia de la humanidad, junto a Roma, puede permitirse el lujo de mantener en la Casa Blanca y sin que la nación sucumba, un mandatario que sea un depresivo (Abraham Lincoln), víctima de la ansiedad (John F. Kennedy), paranoico (Lyndon B. Johnson), mentiroso (Richard Nixon), diagnosticado de Alzehimer (Ronald Reagan), adúltero y adicto al sexo (Bill Clinton), o un showman narcisista (Donald Trump). 

Cualquier ser humano es un cúmulo tal de imperfecciones, que cuando es sometido a un hiper-escrutinio feroz, resulta ser una fuente primero de decepción y después de escándalo.

Los periodistas sabemos que basta con investigar a fondo a una persona y empezar a publicar historias con titulares llamativos para hundirla. La mayoría de magnates de los medios -desde Hearst, Maxwell a Murdoch- han creado imperios a base de doblegar con titulares de prensa a políticos y personajes influyentes. Estas prácticas son tan inmorales como efectivas, y constituyen la base de negocio de innumerables medios tradicionales y digitales del planeta.

Donald J. Trump, a diferencia del correctísimo, premio Nobel de la paz Barack Obama, no ha sabido ni ha querido adoptar una pose presidencial acorde con los manuales de conducta del establishment mediático liberal, a su vez, correa de transmisión de múltiples intereses económicos; al igual que ocurre, ojo, con los medios republicanos.

Estas reglas no-escritas sublevan a Trump, y, entonces, el mandatario, crecido en la pelea, se entrega de lleno a furia de sus tweets, escribiendo y sugiriendo ideas, de madrugada o de día, que, con frecuencia, parecen redactadas desde un psiquiátrico. La última del “yo tengo un botón nuclear mucho más grande y potente que el de Kim Jong Un” alarmó a tirios y troyanos, que tomaron la afirmación como una muestra más de la inestabilidad mental del ocupante de la Casa Blanca.

Este fin de semana, a raíz de su divorcio con el ideólogo ultranacionalista Steve Bannon y de la publicación del libro “Fire and Fury”, Trump se ha vuelto a desfogar con una tormenta de tweets poniendo a estos dos adversarios a caer de un burro.

Entre post y post ha recordado eufórico que el Dow Jones han alcanzado por vez primera, tras un alza del 40 % desde noviembre de 2016, los 25.000 puntos, en un reflejo del sentimiento optimista del público americano, encantado con la marcha económica del país. Pues, al fin, en eso consiste este macro-mall de vendedores y cormpradores que es EE.UU.

¿Es, entonces, Trump, con su errático comportamiento, un político psicológicamente apto para la presidencia, cuando hasta George W. Bush dijo que era "psychologically unfit for the office" y debería transferir poderes al vice-presidente Mike Pence?

Una cosa parece clara: Trump no ha cambiado un ápice. Es un personaje todo-en-uno: creador y auto-promotor 24x7 de la marca comercial Trump, estrella mediática, candidato electo anti-republicano, y, a sus 71 años, presidente número 45 y líder del mundo libre. Conocemos al dedillo sus ideas populistas, excesos dialécticos faltones, hábitos televisivos y litigios obsesivos con quien ose contradecirlo. Un algoritmo quántico de suficiente potencia podría predecir hasta sus futuros tweets, decisiones y riñas. 

Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Inteligencia Artificial
21/04/2018

Cuba: Nuevo presidente
20/04/2018

Matriarcado
19/04/2018

Ciudad espectacular
18/04/2018

Estudiar Humanidades
17/04/2018

Ataque areo en Siria
16/04/2018

Msteres y diplomas falsos
14/04/2018

Conductores Uber
13/04/2018

Paul Ryan, retirada a tiempo
12/04/2018

Polticos de oficio
11/04/2018

Emas
10/04/2018

Guerra sin sangre
09/04/2018

Torpedo a la unidad europea
07/04/2018

Alemania y Espaa
06/04/2018

Una youtuber expresa su ira a tiros
05/04/2018

Gestionar bien el email
04/04/2018

Aprender sin descanso
03/04/2018

Vida eterna
01/04/2018

Semana Santa en el Silicon Valley
30/03/2018

Teleportacin: el futuro ha llegado
29/03/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus