IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7456
Noticias para la comunidad hispanohablante

La Justicia espaola sigue firme


por Mikel Amigot

05/01/2018


(Nueva York, 5 Enero 2018)

Una justicia independiente, desconectada de las trapacerías de los políticos, hace grande a un país. Los políticos, de uno y otro signo, tienden a embarrarlo todo, con frecuencia saltándose la ley, en la confianza de que jueces débiles o afines enmendarán el entuerto. España lleva décadas moviéndose entre la politización de la justicia y la corrupción económica. Tan grave es el asunto que la UE ha lanzado esta semana dos serias advertencias a España, exigiéndole fijar criterios objetivos en la elección de miembros del Poder Judicial y cuestionando los esfuerzos en la lucha contra la corrupción. Congreso y Gobierno –poder legislativo y ejecutivo– hacen oídos sordos y evitan esta regeneración, que es, por otra parte, una demanda unánime de la ciudadanía. 

En la inexistencia de un código de conducta para parlamentarios españoles, el país arrastra el estigma de sufrir una clase política ajena a cualquier compromiso ético. Por eso, en este contexto, cuando tres magistrados del Tribunal Supremo, Miguel Colmenero, Alberto Jorge Barreiro y Francisco Monterde, escapan a las presiones políticas y actuan conforme a su conciencia y al derecho, dan lugar al alborozo y desatan la esperanza de que España, a pesar de los mangantes, es un gran país, que lucha por ser una democracia de pleno derecho, como parte del club atlántico de naciones más avanzadas, con EE.UU. y la UE al frente.

PP, PSOE, Podemos y los nacionalistas catalanes practican sus juegos de trilería imaginando aún que viven en un patio de Monipodio, y así es normal que se confundan a sí mismos. El ex-vicepresidente Oriol Junqueras trató de enredar a los magistrados con la especie infantiloide de que soy un hombre de paz y diálogo, tengo mis derechos políticos y no me saltaré la ley, aunque, eso sí, seguiré persiguiendo la independencia con todos los medios.  

Estos soberanistas catalanes, mal asesorados jurídicamente, siguen en la idea de que están ante un conflicto político y los jueces son terminales de los Rajoy y Sáez de Santamaría. Hace un par de meses, Carmen Lamela y Pablo Llarena, les recordaron que eran reos de sedición, rebelión, malversación y prevaricación, pero ellos, con el telón de fondo de dos millones de votantes, erre que erre, sosteniendo que eran presos políticos. Hoy, viernes 5, después de dos meses de prisión, la misma sonata. Ahora, son tres nuevos jueces quienes saltan a escena y se pronuncian exactamente en la misma línea. Consideran unanimemente que hay indicios de comisión de delito y riesgo de reincidencia, y, en consecuencia, mantienen en prisión a Oriol Junqueras.

"No existe ningún dato relevante que indique de forma seria que el recurrente [Oriol Junqueras] ha abandonado su pretensión de alcanzar la independencia de Cataluña mediante una declaración unilateral acompañada de movilizaciones populares que obliguen al Estado a aceptarla, con los consiguientes riesgos, ya concretados en el pasado inmediato, de que se produzcan nuevamente episodios de violencia o tumultos", señala el auto.

La doctrina de fondo es un aviso a todos los nacionalistas que campan a sus anchas en las Españas: la opción política de la independencia es constitucionalmente legítima, pero ésta ha de ejercerse sin cometer delito alguno. 

El vice-president, y tercer candidato más votado el 21-D, ha ido mucho más lejos y, según la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, "ha participado en un plan declaración unilateral de independencia, alzándose contra el Estado español, contra la Constitución, contra el Estatuto de Autonomía y contra el resto del ordenamiento jurídico". Ello constituye "un hecho ilegítimo, gravísimo en un Estado democrático de Derecho".

En definitiva, Junqueras sigue en la cárcel de Estremera, Madrid, en régimen de prisión preventiva, y su horizonte penal sigue igual de oscuro. Esta noticia es un nuevo rejón de reality check sobre el procés y afecta a la formación del nuevo Govern. Junqueras no estará allí, como tampoco Puigdemont, pues sabe que poner un pie en Cataluña es sinónimo de prisión instantánea, y tampoco figurarán los demás presos politics. Parece llegada entonces la hora de los segundones o segundonas, en este caso: Elsa Artadi, Marta Rovira. Niñas al salón. Si no hacen tonterías –y las mujeres indepes son más sensatas y realistas; Carme Forcadell marcó la vía– pueden hacer carrera y disfrutar de las prebendas del poder. 
 

Mikel Amigot  
CEO, IBL Education  
Columnista  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Ganar la guerra
14/07/2018

Volvi a salirse con la suya
13/07/2018

ONU: la adiccin sexual, una enfermedad
12/07/2018

Avance pro-vida en EE.UU.
11/07/2018

Catalua: Snchez no ve delito
10/07/2018

San Fermn
07/07/2018

Senz de Santamara Vs Casado
06/07/2018

Noticias surrealistas
05/07/2018

4 de Julio
04/07/2018

Lpez Obrador se centrar en Mxico
03/07/2018

Espaa, sin soluciones
02/07/2018

Legalizar la marihuana, una mala idea
29/06/2018

Tribunal Supremo EE.UU.: Gran avance
28/06/2018

Cientficos de Oxford: "Estamos solos en el universo"
27/06/2018

Espaa: Experimento socio-poltico nico
26/06/2018

Tiffany grafitero y LGTBI
25/06/2018

Papa Francisco, contra la eugenesia
22/06/2018

Separacin de familias: problema resuelto
21/06/2018

Campos de concentracin de nios
20/06/2018

Colombia: No a una segunda Venezuela
19/06/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus