IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7372
Noticias para la comunidad hispanohablante

Tabarneses


por Mikel Amigot

29/12/2017


(Nueva York, 29 Diciembre 2017)

Lo bueno del derecho a decidir es que éste es universal, por lo que los tabarneses tienen derecho a poner en marcha su procés. Éstos parten, además, de una ventaja: nacen mezclados, con sangre catalá y charnega, sin necesidad de enviar a nadie a Cádiz. Son barceloneses y tarraconenses de cepa, étnicamente impolutos; emergen investidos de todos los privilegios. Son tabarneses de cuna.

Reúnen más ventajas. Marchan hacia un reconocimiento rápido de su identidad en el espacio español, europeo e internacional. En España, la idea de la desconexión de Tabarnia del dictatorial país de Puigdemont & Artadi y Junqueras & Rovira ha sido acogida con inusitado entusiasmo. Tan pronto Tabarnia proclame su declaración unilateral de autonomía, la famosa DUA, habrá múltiples comunidades dispuestas a otorgar su reconocimiento.

De momento, la entidad ficcional e irónica de Tabarnia, alumbrada hace años por la Plataforma por la Autonomía de Barcelona y renacida como un ciclón en Twitter el 26 de diciembre, no desea reivindicarse como nación. Como región está bien, lo cual es de agradecer, pues así no se requieren los votos del veleta Sánchez para reformar la Constititución ni obliga a Soraya Sáenz de Santamaría a lanzar una operación diálogo.

La Unión Europea, siempre tan sensible con la abigarrada diversidad de los pueblos, debería admitir ipso facto como región de pleno derecho a Tabarnia, con sus provincias de Tarragona y Barcelona. Seguro que los partidos tabarneses, todavía en fase de confección de listas electorales, son bastante más serios en el Parlamento de Bruselas que los variopintos grupos xenófobos, estalinistas y retro-anarquistas de hoy, 

La comunidad internacional, tan hostil a la República de Catalunya, claudicará seguro al grito desgarrado de Help Tabarnia. Save Europa. Al menos, Osetia de Sur, que es como una casita de campo de Putin, tan afín con este tipo de causas, prestaría su reconocimiento. Y, hombre, sería de agradecer que la vecina autocracia del oeste enviara un Piolín terrestre repleto de Mossos d'Esquadra, porra en mano. El recuento del número de heridos no sería problema, pues estarían contabilizados de antemano.

Como otros elementos de campaña, Tabarnia puede orgullosamente exhibir al planeta que ha sido trendic topic en Twitter, así como la prueba irrefutable de las 170.000 firmas de apoyo cosechadas hasta hoy en Change.org. Un votarem electrónico, sin urnas chinas preñadas, que deja patente que el poble tabarnés quiere separarse, pacificamente y sin más ruido que unos cuantos clicks, de la nonnata República de Catalunya y unirse a España.

Y es que mientras España, como nación lastrada de complejos, apenas entusiasma (y hasta su Monarca mendiga a sus súbditos un poco de ilusión), Tabarnia nace exultante, con un movimiento neo-indepe que atrae incluso a españoles antes apáticos. Ahora el peligro es controlar la enajenación, pues ya se sabe: uno empieza con un sano sentimiento de pertenencia a un pueblo y acaba midiendo cráneos en plan supremacista.

Tabarnia irrumpe fresh, cool, digital. Si bien, queda mucho por hacer. Ninguna región o nación es completa sin lengua, historia o símbolos.

Así que lo primero es poner en marcha el tabarnés, la linguae de Tabarnia, que, al parecer, ya se hablaba en el 27 AC cuando fuera fundada la Hispania Citerior Tarraconensis. Urge, para ello, contratar lingüístas y estudiosos, con cargo al presupuesto público, y rescatar y dar forma a este habla milenaria pre-ibérica.

Inevitablemente, habrá algo de laboratorio lingüístico, pues han de unificarse los diferentes dialectos de los valles y comarcas de Tarragona y Barcelona. Surgirán críticas de los más puristas. Estos intolerantes deben entender que el objetivo es que el tabarnés sea universal. No es admisible que el tabarnés, con su rica tradición literaria, quede reducido a una lengua de masía o sirva sólo para hablar con el servicio. El tabarnés aspira a ser el nuevo esperanto que se hable y se aprecie, al menos, en el Mediterráneo, en Europa y España. Aquí, enseguida se comprobará que es un idioma ideal para hablarlo en la intimidad, especialmente si uno es un político, y más del PP.

Ah, y esto es esencial: necesitamos una Corporación Pública de Medios que fomente la lengua y cultura propias, con su TV1. Existe TV3, la Uno y la Dos de TVE, pero TV1 está libre. Podría emitir, igualmente, en YouTube Live, Facebook, Periscope, con segmentos en Twitter. Si en EE.UU. tenemos un presidente que es el Twitter in Chief, Tabarnia puede ser una entidad gobernada desde Twitter y, además, in situ, sin necesidad de desplazarse a 1.000 kilómetros a Centroeuropa y pasar un frío horrible.

¿Qué más? La Historia. Empecemos apelando a Tarraconensis, que ocupaba el doble de la península ibérica, dejando dos trocitos a Lusitania y Baética. Los paisos taberneses –que, naturalmente, habrá que reivindicar abarcaban en el siglo I desde Galicia hasta Cataluña y Valencia, engullendo además las dos Castillas, incluida Madrid, hoy capital de Francoland. De este modo no hay inconveniente en re-escribir el periodo medieval y asimilar de una vez que la Corona de Aragón fue, en realidad, la Corona Tabarno-Aragonesa. En las escuelas infantiles lo aprenderán en un plis. 

En simbología, lo primero es corregir una disfunción: el FCB, el Barca, debería ser el Fútbol Club Tabarnés, el FCT. En el fondo, siempre lo fue, pues cuando se reivindicaba que "es más que un club", implícitamente se apelaba al origen tabarnés. Si el mejor equipo del mundo, al menos este año, vista como va la Liga, es el FCT, el procés se puede acelerar. Ya imaginamos a los chinitos haciéndose selfies con las estrellas de FCT, que puede colaborar con la épica jugando partidos amistosos en todo el planeta. Nike y Adidas deben espabilar o se quedan sin los derechos de merchandise y camisetas.

La economía. Como las gentes de Tabarnia son realmente pragmáticas –así obtuvieron las industrias de Franco, los Juegos Olímpicos y el Mobile World Congress– propugnarán ser una región o comunidad autónoma española –prerrogativa a la que, por cierto, faculta la Constitución– sin salir de la UE. Por tanto, los bancos pueden seguir bajo el sistema del Banco Central Europeo y los depositantes no retirar sus ahorros. Las empresas tampoco se irán y, al final, estos ex-catalanes, hoy tabarneses, seguirán tributando honores a la pela y lograrán facturar más, que es de lo que se trataba antes de que llegasen los aldeanos subvencionados de Gerona y Lérida.

El caso de Tabarnia, que no vemos por qué no puede pasar de la ficción a la realidad, es un fenómeno insólito en el mundo digital de hoy. Lo que empezó el 26 como una sátira –"una payasada del unionismo español", que critican los nacionalistas anexos– pasaría del género literario al plano político.

La reina de estas nuevas Crónicas de Tabarnia –que no Narnia– puede ser Inés de Tabarnia, bella, multi-cultural, y con mayoría de votos en la actualidad. Sería Inés I, y hasta Hollywood caería rendido. 


(Twitter: El 'procés' de Tabarnia une a españoles y tabarneses, con @InesArrimadas como protagonista)    

Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Inteligencia Artificial
21/04/2018

Cuba: Nuevo presidente
20/04/2018

Matriarcado
19/04/2018

Ciudad espectacular
18/04/2018

Estudiar Humanidades
17/04/2018

Ataque areo en Siria
16/04/2018

Msteres y diplomas falsos
14/04/2018

Conductores Uber
13/04/2018

Paul Ryan, retirada a tiempo
12/04/2018

Polticos de oficio
11/04/2018

Emas
10/04/2018

Guerra sin sangre
09/04/2018

Torpedo a la unidad europea
07/04/2018

Alemania y Espaa
06/04/2018

Una youtuber expresa su ira a tiros
05/04/2018

Gestionar bien el email
04/04/2018

Aprender sin descanso
03/04/2018

Vida eterna
01/04/2018

Semana Santa en el Silicon Valley
30/03/2018

Teleportacin: el futuro ha llegado
29/03/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus