IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7456
Noticias para la comunidad hispanohablante

Millenials por la independencia


por Mikel Amigot

21/12/2017



(Nueva York, 21 Diciembre 2017)

Los independentistas más acérrimos en Cataluña son los millenials. Estos jóvenes de entre 18 y 34 años respiran soberanismo desde la infancia. Ninguno conoció la dictadura del general Franco, si bien comparte la sensación de que España es un país represor y franquista. Únicamente quienes residen y trabajan en el extranjero entienden que la cultura y nacionalidad española sirven para abrir puertas.

No todos los millenials votarán por la separación de España. Algunos hasta se inclinarán por esa formación puramente millenial, nacida hace 10 años, que es Ciutadans – Ciudadanos. Pero estos colaboracionistas con España están en minoría. Una encuesta del Centre d'Estudis d'Opinió de la Generalitat muestra que la mayoría está por la ruptura con España.

CNN publicó el martes 19 un reportaje optimista, repleto de fotos sonrientes de esta muchachada, brindando por un futuro libre de fascistas (o sea, de españoles; así se lo recordaron ayer a Inés Arrimadas). Algunos incluso se han ennoviado a partir del apoyo a la independencia.  

"Estamos luchando para defender nuestro lenguaje, tradiciones y cultura. Es lo por lo que nuestros antepasados pelearon", dicen. Épico: la lucha contra el invasor.

"Madrid se queda con todo nuestro dinero", apunta otra niñita. "Es como una guerra civil pero sin bombas".

Nada como identificar al enemigo; y, en este caso, la distorsión llega al punto de considerar que España es, en buena parte, responsable de las limitadas perspectivas laborales de los jóvenes. Hubo una crisis global en 2008 que dejó a esta generación sumida en la perplejidad y angustiada ante un futuro peor, con menos ingresos económicos que los de sus padres. Fue una conclusión compartida en todo Occidente aunque percibida de otra manera en el espejo cóncavo catalán.

La ensoñación de que Cataluña será inmensamente rica, una vez liberadas amarras, es una convicción compartida. La esperanza –además de ser virtud teologal– es un narcótico poderosísimo en política. De poco sirve que sociológos e investigadores indiquen que "desempleo y apoyo a la independencia son fenómenos interconectados". Entre 2009 y 2013 el soberanismo aumentó en paralelo al desempleo; y cuando en 2014 la situación económica mejoró, el apoyo independentista decreció.

En este contexto, se entiende también la sobreabundancia de opciones izquierdistas: ERC - Esquerra Republicana, CUP, Podem, PSC. Sólo hay dos opciones de centro, la antigua Convergencia y Ciudadanos; y un centro-derecha (PP), a punto de convertirse en residual. No es de extrañar que la República, sea socialista o anti-capitalista, puje fuerte entre los millenials catalanes.

Quien apunta como un mantra que estamos ante la generación mejor preparada de la historia, debería volver a las aulas. Y esto es aplicable a todo el territorio nacional.

Con todo el respeto, esta Generation Me, de chicos y chicas confiados, digitales y abiertos, no se entera. En EE.UU. una buena porción se decantó por el demócrata-socialista Bernie Sanders, y en Cataluña están por el procés. Izquierdismo e independentismo es una misma cosa, sea éste de aplicación unilateral e inmediata (ERC, CUP) o en cómodos plazos (Podem/Podemos y PSC).

Era de suponer que la generación mejor proparada huiría del adoctrinamiento y de la formación del espíritu catalán. Pero ahí están, re-escribiendo la historia y despreciando el globalismo.

Societat Civil Catalana, el movimiento civil que logró el hito de histórico de convocar dos manifiestaciones españolistas de un millón de personas en Barcelona, suele denunciar la abierta hostilidad hacia los constitucionalistas en las universidades catalanas, en particular, en la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB).

Treinta y siete años de sucesivos gobiernos nacionalistas han cimentado entre los millenials esta mentalidad anti-española e independentista, seguramente de por vida. Se trata de un problemón de presente y de futuro, creado por los políticos catalanes, con Madrid desentiéndose a veces pero financiando siempre el despropósito. ¿Es posible remediarlo? Ciertamente, no ayudan estas elecciones, convertidas en un referendum legal plebiscitario.

Como hoy jueves 21 las candidaturas independentistas, azuzadas por los millenials, ganen no ya en escaños (una desgracia asumida que nos devolvería al punto de partida) sino en votos numéricos, habremos desatado un huracán de categoría 5, que comenzará en la Rambla y amenazará a la Unión Europea. Cortesía de Mariano.

   

Mikel Amigot  
CEO, IBL Education  
Columnista  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Ganar la guerra
14/07/2018

Volvi a salirse con la suya
13/07/2018

ONU: la adiccin sexual, una enfermedad
12/07/2018

Avance pro-vida en EE.UU.
11/07/2018

Catalua: Snchez no ve delito
10/07/2018

San Fermn
07/07/2018

Senz de Santamara Vs Casado
06/07/2018

Noticias surrealistas
05/07/2018

4 de Julio
04/07/2018

Lpez Obrador se centrar en Mxico
03/07/2018

Espaa, sin soluciones
02/07/2018

Legalizar la marihuana, una mala idea
29/06/2018

Tribunal Supremo EE.UU.: Gran avance
28/06/2018

Cientficos de Oxford: "Estamos solos en el universo"
27/06/2018

Espaa: Experimento socio-poltico nico
26/06/2018

Tiffany grafitero y LGTBI
25/06/2018

Papa Francisco, contra la eugenesia
22/06/2018

Separacin de familias: problema resuelto
21/06/2018

Campos de concentracin de nios
20/06/2018

Colombia: No a una segunda Venezuela
19/06/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus