IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7459
Noticias para la comunidad hispanohablante

Dnde est el Rey?


por Mikel Amigot

19/12/2017



(Nueva York, 19 Diciembre 2017)

Este jueves 21 después de las 10 de la noche hora de España sabremos si los partidos independentistas mantienen la mayoría absoluta en el Parlamento catalán. En juego, 135 escaños: 85 de Barcelona, 18 en Tarragona, 17 en Gerona y 15 en Lérida. La ley d'Hondt, que rige el recuento, prima el voto de áreas menos pobladas como Gerona y Lérida, graneros tradicionales del nacionalismo, frente a zonas urbanas como Barcelona, más constitucionalista. Así lo dejó establecido aquel factotum del nacionalismo, Jordi Pujol, hoy caído en desgracia, al haber sido uno de los políticos más oscuros de Europa.

Las encuestas electorales están divididas, y existen tantas predicciones como sondeos. Cualquiera puede pronosticar. Este comentarista sospecha que los independentistas pueden obtener mayoría absoluta, mientras que Inés Arrimadas, de Ciudadanos, sería la candidata más votada. Más allá de la intuición, lo probable es que el conflicto se eternice durante meses, tal vez años. Esto es: al menos, hasta que se modifique la Constitución del 78 a fin de acomodar un referendum por la autodeterminación y alumbrar una suerte de estado federal español, en el marco de una Unión Europea con más competencias y soberanía.

Los catalanes independentistas –que hoy aúnan a la burguesía conservadora, centristas, izquierdas y grupos anti-capitalistas– están convencidos de que tras un periodo de disrupción y sufrimiento, su ansiada República experimentaría un crecimiento acelerado.

En España, los partidos de izquierda y ultraizquierda son partidarios de calmar a los secesionistas con más concesiones. El partido gobernante, que carece de un programa sólido para frenar la desconexión catalana, ha reducido el conflicto a un caso judicial. La cuarta formación, Ciudadanos, más nacionalista, con sólo 32 parlamentarios, apenas tiene fuerza. El pueblo español, a pesar de un cierto resurgir patriótico, está harto del procés, y quiere perder de vista al supremacismo catalán.   

El único plan de reconquista es vigilar el estado de la economía. Basta con anotar quiénes han criticado una aplicación light del artículo 155 –al no haberse abordado TV3, Mossos y las escuelas– para comprobar quién está dispuesto a partirse el pecho por España. No es, ciertamente, una mayoría española, por numerosas banderas españolas que hayamos visto en bloques de viviendas. Entre los aguerridos figurarían el Rey –cuya Corona carecería de razón de ser en un estado federal–, las silenciadas fuerzas armadas y algunos grupos de comunicación digitales con sus audiencias de ciudadanos indignados. Poco tardaría en tildarse a estos españoles como de extrema derecha.

Visto desde Nueva York, la defensa de la integridad nacional es escandalosamente pobre. El presidente Rajoy, fiel representante del sentir de españoles, destaca por su poco vigor. Su convicción es, con seguridad, plena, pero la única medida que ha tomado –cesar a la Generalitat– no es suficiente ni está a la altura del desafío. La justificación de que con un Gobierno en minoría poco más puede hacer denota pereza e incompetencia; la política es el arte de lo posible. ¿Por qué no ha acudido al Rey constitucional? Felipe VI, jefe de los Ejércitos, era y es un activo clave. Su discurso del 3 de octubre fue un golpe de autoridad, que provocó el 155, pero ahí quedó la cosa. 

En la acción exterior, Moncloa no ha estado mucho mejor. No es serio ser presidente sin hablar inglés; hasta Puigdemont sabe comunicar en esta lingua franca. La interlocución con primeros ministros occidentales y líderes económicos y mediáticos debe ser intensa, permanente, no a través de traductores e intermediarios. Tómese como ejemplo Emmanuel Macron. Por ejemplo, cuando 60 Minutes requiere a cualquier primer ministro del mundo, éstos se prestan de inmediato a ser entrevistados. Saben que hablan para el mundo. Un periodista hiper-profesional de este programa de CBS, el más antiguo y prestigioso de la TV en EE.UU., formula preguntas incómodas y desnuda la situación. Esto es tan importante, o más, que un discurso ante Naciones Unidas. ¿Y qué hace España cuando recibe esta invitación? Impedir que salga el Rey, con su perfecto inglés y convicciones nítidas.

Una nota final en clave internacional. El mundo se pregunta cuándo es apropiado que una región se independice. En EE.UU., la referencia en el debate es la declaración americana de independencia del 4 de Julio de 1776. En este caso clásico, el detonante de la separación fue el reconocimiento internacional. Las colonias americanas convencieron al mundo de los abusos, humillaciones y despotismo causado por la corona británica. La relación de las 30 ofensas y vulneraciones que describiera Thomas Jefferson convencieron al mundo de la tiranía británica. 

Estas "causas justas" también determinaron en 1989 la independencia de Yugoslavia de la Unión Soviética así como la secesión de Kosovo, que fue resultado de las violaciones de los derechos humanos causadas por Serbia.  No parece que Cataluña, que disfruta de una autonomía cultural, lingüística, educativa y econonómica sin parangón, pueda acogerse a esta doctrina. Su máximo agravio sería el hecho de que, como región rica, contribuye desproporcionadamente a financiar el presupuesto español, mientras Madrid le niega más autonomía fiscal, al modo de los vascos o navarros.

La legitimidad de Jefferson, expuesta en su escrito del “Life, Liberty and the pursuit of Happiness”, contrasta con las delirantes reivindicaciones catalanas. Bien conducido, este debate se resolvería a favor de España. Habría que propiciarlo en algún momento (tal vez debamos crear una plataforma desde Nueva York).

Nuestro primer ministro naufraga cuando sale del cómodo territorio europeo; en cambio, el rey Felipe VI, que es el Jefe del Estado en España, sobresale en el papel. En Nueva York lo hemos visto en foros económicos y siempre está a la altura. ¿Por qué se le niega que hable a la opinión pública americana? ¿Qué teme Moncloa? ¿Tan escasa es su convicción ante el embate secesionista? 

Gobernar debería ser anticiparse a los problemas y no fiarlo todo a la lotería del 21-D. Igual el 22 saltan las alarmas y empieza a esbozarse algún plan

   

Mikel Amigot  
CEO, IBL Education  
Columnista  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Increble: rectific
18/07/2018

Traicin o error en la negociacin?
17/07/2018

Ganar la guerra
14/07/2018

Volvi a salirse con la suya
13/07/2018

ONU: la adiccin sexual, una enfermedad
12/07/2018

Avance pro-vida en EE.UU.
11/07/2018

Catalua: Snchez no ve delito
10/07/2018

San Fermn
07/07/2018

Senz de Santamara Vs Casado
06/07/2018

Noticias surrealistas
05/07/2018

4 de Julio
04/07/2018

Lpez Obrador se centrar en Mxico
03/07/2018

Espaa, sin soluciones
02/07/2018

Legalizar la marihuana, una mala idea
29/06/2018

Tribunal Supremo EE.UU.: Gran avance
28/06/2018

Cientficos de Oxford: "Estamos solos en el universo"
27/06/2018

Espaa: Experimento socio-poltico nico
26/06/2018

Tiffany grafitero y LGTBI
25/06/2018

Papa Francisco, contra la eugenesia
22/06/2018

Separacin de familias: problema resuelto
21/06/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus