IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7556
Noticias para la comunidad hispanohablante

Primero Fake News, despus WikiLeaks


por Mikel Amigot

17/12/2017


(Nueva York, 16 Diciembre 2017)

Ahora que el Gobierno español dice tomar medidas, con ayuda de Bruselas, para evitar un hacking en las elecciones del 21-D, conviene poner la amenaza en contexto. 

En el warfare asimétrico por conservar o perder Cataluña, cabe prever que en 2018 viviremos escenarios inesperados, para los que los estrategas de Moncloa están en pañales. Intereses internacionales –Rusia y otros países– se entregarán al juego de la desestabilización por métodos sofisticados, principalmente a través de fake news, filtraciones a medios y campañas de desprestigio a España.

En Estados Unidos lo experimentamos en 2016 con la intervención de hackers rusos, noticias falsas en Facebook y revelaciones en WikiLeaks. El ex-agente de la KGB Vladimir Putin, hoy el dirigente más influyente del planeta, se las ingenió para interferir en las presidenciales americanas, en una agresión a la superpotencia tan sutil como efectiva. Quedó demostrado que Rusia había pagado a más de 1.000 Internet trolls para hacer circular falseadades sobre Hillary Clinton. 

En un amargo paralelismo histórico, España puede volver a sufrir un nuevo desastre como consecuencia de las fake news. En efecto, la nación perdió la guerra hispano-americana de 1898 como consecuencia de una campaña de desinformación. El caso es muy relevante. A finales del siglo XIX, los editores de prensa William Randolph Hearst y Joseph Pulitzer desataron una oleada de propaganda anti-española que abocaron a que EE.UU. a entrar en la guerra de Cuba. Estos publishers se inventaron que España había volado el U.S.S. Maine, fondeado en el puerto de La Habana, matando a 256 tripulantes americanos. Mediante titulares falsos y portadas que hoy se estudian como la antología del periodismo amarillo indujeron a la administración republicana de William McKinley a declarar la guerra a España. Los medios yanquees presentaron como un ataque lo que había sido una explosión interna de las calderas de carbón.

Tras una guerra de diez semanas, España acabaría perdiendo el control de Cuba, Puerto Rico, Guam y Filipinas. El Tratado de París de 1898, negociado en términos favorables a EE.UU., supuso la derrota y la pérdida de los últimos restos de imperio español. Después vendría la Generación del 98 y el profundo shock en la psique colectiva española. 

Los catalanes están decididos a asestar la puntilla, y en vista de que el imperio que iniciaran Isabel de Castilla y Fernando de Aragón sólo reside en los libros de historia, intentan desmantelar la débil España salida de la Constitución del 98, con un Ejército convertido en una ONG, dedicado a misiones de paz, y un servicio de inteligencia (CNI) politizado y lastrado por una plantilla formada en un 70 % por contratados pendientes su nómina. 

El business plan soberanista, con el escurridizo Puigdemont en plan Jomeini en el exilio, incluye negociar desde Bruselas la atracción de países que lleguen a reconocer la futura República Catalana. El precio de salida es ahora de saldo, en la medida en que un sólo postor, Rusia, siempre Rusia, parece interesado.

Como warm up o precalentamiento, la campaña online de desinformación del 1 de octubre, todavía vigente, fundamentada en la "brutal violencia policial" en el referendum de Cataluña, lo cual sirve de base para persuadir de que "España es un país represor y franquista, que ataca a quienes sólo quieren votar y encarcela o fuerza al exilio a dirigentes elegidos".

La fake news story urdida por el independentismo, y amplificada por grupos rusos en Facebook, Twitter y otras comunidades se basaba en la cifra de 900 heridos ese día. Los hospitalizados sólo fueron cuatro.

Reflexionando sobre la cobertura en medios británicos de los 900 heridos, Peter Preston, anterior editor de The Guardian, ha dicho que esta falta de rigor perjudica gravemente al periodismo. El British Foreign Policy Group amplía el análisis a los medios periodísticos: "la suma de los post Russia Today y Sputnik News en la crisis catalana tiene más influencia y provoca más interacción en los social media que CNN o The Guardian, y bastante más que periódicos como El Mundo y La Vanguardia".

Falsos titulares, en inglés, tales como "la UE apoya la violencia en Cataluña" o "los poderes globlales se preparan para una guerra en Europa" se difundieron el 1 de octubre, junto a videos virales manipulados y erróneos, obteniendo un inusiatado impacto en Internet. Un fenómeno similar al que se vió en el otoño de 2016 en EE.UU., cuando las 20 principales fake news stories en Facebook sobre las elecciones recibieron más respuesta, más engagement, que las 20 noticias top elaboradas por los 19 primeros medios de comunicación. 

Hace un siglo fué el periodismo amarillo de Hearst y Pulitzer quien noqueó a España; hoy son las fake news rusas y las noticias inventadas del soberanismo. ¿Cuándo entrarán en juego los WikiLeaks de Julian Assange, hoy activo defensor del procés? A John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton, le hackearon con un phishing su cuenta de Gmail, y 20.000 de sus emails quedaron expuestos en WikiLeaks. Difundir información comprometida contra los intereses de España, obtenida del acceso ilegal a mensajes e email puede ser devastador.

Aquel SMS de Mariano Rajoy a Bárcenas del "Luis, sé fuerte" quedará como una inocente filtración si empieza a difundirse información reservada. Queremos creer que cuando el presidente Rajoy y la vicepresidente y jefe de los espías Sáez de Santamaría, señalan que se ha alcanzado la normalidad y el "procés está kaputt", están jugando al despiste y actúan de cara a la galería.

España ya vivió su 98 y sería letal una ofensiva cibernética en 2018. Al nacionalismo catalán, ahora con líderes a la desesperada, sin nada que perder, hay que tomarlo muy en serio. Primero, pactarán con quien sea y segundo, darán por bueno cualquier acción, por criminal que resulte, que les lleve a la independencia y liquide sus delitos y deudas. Avisados estamos. 
 

Mikel Amigot  
CEO, IBL Education  
Columnista  

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Common


Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:

Redes 5G: Revolucin tecnolgica y disputa global
23/10/2018

El puente ms largo del mundo
22/10/2018

Bitcoin, cripto-monedas y Blockchain: dominio asitico
20/10/2018

China slo quiere prosperar, no la hegemona mundial
18/10/2018

Marginadas y pobres de espritu
17/10/2018

Catalua y Hong Kong
15/10/2018

La Hispanidad, fenmeno nico
13/10/2018

Vrtigo digital: Un mundo de aceleracin tecnolgica
12/10/2018

Blockchain, el tsunami tecnolgico que viene
11/10/2018

Espaa fren el avance musulmn en Lepanto
10/10/2018

Kavanaugh dio muestras de su carcter
09/10/2018

Espaa: Irrumpe un partido contra la derechita cobarde
08/10/2018

Nueva York: El alcalde implanta el gnero X
06/10/2018

Kavanaugh, inocente, estar en el Tribunal Supremo
05/10/2018

El progresismo se hace liberal
04/10/2018

Hered un imperio despus de evadir impuestos
03/10/2018

El dolor de cabeza de Espaa
02/10/2018

ngeles en accin
01/10/2018

Un juez pro-vida y una vctima de asalto sexual
29/09/2018

Funcion la operacin de imagen
28/09/2018

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso. Igualmente, si quiere contactar con Mikel Amigot pulse aquí.


IBL NEWS



comments powered by Disqus