IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7242
Noticias para la comunidad hispanohablante

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya


por Mikel Amigot

27/11/2017



(Nueva York, 27 Noviembre 2017)

¿Existe una Iglesia católica en España y otra en Catalunya?

Oficialmente, no. En la práctica, sin duda. Veamos.

La Conferencia Episcopal Española, bajo el epígrafe Iglesia en España, lista los Cardenales (4), Arzobispos (12), Obispos Titulares (52) y Obispos Auxiliares (14). Son pastores de la Iglesia al servicio los españoles; guías de la cristiandad en estos tiempos revueltos. Bajo la autoridad del Pontífice romano.

La disonancia surge, sin embargo, cuando uno se asoma a los medios de comunicación controlados por la Iglesia en Catalunya. En su inmensa mayoría, se muestran abiertamente separatistas.

Oficialmente, la Iglesia catalana coincide con la Provincia eclesiástica de Barcelona gobernada por el cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella Omella, quien es, además, uno de los siete miembros del comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal, y un clérigo muy próximo al Papa Francisco, contrario a la creación de fronteras en Europa.

Igual es que ya existe la Conferencia Episcopal Catalana y no nos hemos enterado. Preguntemos a a Google, la inteligencia artificial del siglo XXI. Sorpresa: existe la Conferencia Episcopal Tarraconense (CET). ¿Cómo?

Sí, se trata de una entidad religiosa, fundada en 1969, presidida por el arzobispo de Tarragona (Jaume Pujol Balcells) y vicepresidida por el Cardenal Omella, y que agrupa a diez diócesis: Tarragona, Tortosa, Lérida, Urgel, Solsona, Vic, Gerona, Barcelona, Tarrasa, San Feliú de Llobregat.

Su objetivo declarado es reunirse trimestralmente para estudiar los problemas comunes y coordinar las actividades pastorales.

A fecha de hoy, está en espera de la aprobación por parte de la Santa Sede. Ya en 2005, el Concilio Provincial Tarraconense pedía encontrar "la correspondiente solución jurídica, en orden a una acción evangelizadora y pastoral más eficaz y a una presencia eclesial más significativa en Cataluña".

¿La República de Catalunya en versión eclesiástica?

Ojos como platos de este columnista, humilde feligrés.

Y, ¿qué se entiende por “problemas comunes” en esta autonomía suspendida por vulnerar la Constitución Española?

Catalunya Cristiana, revista semanal dependiente del arzobispado de Barcelona, y distribuida en las parroquias de la región, ofrece pistas.

Esta publicación, en su último editorial apoya abiertamente al “Gobierno legítimo” de Puigdemont y pide la excarcelación de los ex-consejeros “por el bien de la democracia y de la paz”. Y escribe, atención: “Es necesario que las instituciones internacionales se hagan cargo de que Cataluña es una nación, que no es un invento y que sus legítimas peticiones de democracia deben ser atendidas. La nación catalana no será silenciada con medidas represivas.“

A cargo de esta joya mediática de la concordia no está un dirigente de la CUP o Podem, sino el sacerdote Jaume Aymar, responsable también de Ràdio Estel. ¿Un caso aislado? Tan nacionalista o más es el obispo de Solsona, Xavier Novell, quien se expresa como un activista del secesionismo y hace caso omiso de los mensajes que llegan de Roma.

¿Y qué opina de esto el Cardenal Juan José Omella?

En Madrid, como miembro de la comisión ejecutiva de la Conferencia Episcopal, su discurso no es éste, claro.

Este lunes 20, Su Eminencia respaldó la declaración del presidente de los Obispos, Ricardo Blázquez, quien no pudiendo esquivar más la presión de la opinión pública, se manifestó en apoyo de la aplicación del artículo del 155.

Reclamó Blázquez el "restablecimiento del orden constitucional, porque es un bien común" y apuntó: "la declaración de la independencia es un hecho grave y perturbador de nuestra convivencia, que va más allá de las discrepancias entre las formaciones políticas".

¿En qué quedamos? ¿Es la independencia un derecho o un atentado contra la convivencia?

Sería necesario un 155 sobre la Iglesia en Catalunya reemplazando a los clérigos que, por acción u omisión, fomentan la división social, discriminan a la mitad españolista, y, con su actitud separatista, dan lugar a enormes pérdidas económicas que perjudicarán la acción pastoral y caritativa.

La unidad de España es un bien moral, y la cobertura ideológica que presta la Iglesia Católica al nacionalismo en Cataluña hace mucho daño a la sociedad.

Hace falta una sola Iglesia Católica en España, que promueva el Evangelio, hoy más que nunca.  


 

   
Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Sijena
13/12/2017

Guadalupe
12/12/2017

Jerusaln
11/12/2017

Mitos irreverentes
09/12/2017

La mayor manifestacin anti-espaola en el extranjero
08/12/2017

Fomentar la diversidad
07/12/2017

Regalo envenenado a Blgica
06/12/2017

El Juez Llarena cumpli
05/12/2017

Spain First
03/12/2017

Prosperidad econmica o emociones polticas?
02/12/2017

Depredadores
01/12/2017

Taxistas y apps
30/11/2017

Albert Rivera
29/11/2017

Manada Criminal
28/11/2017

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya
27/11/2017

Hroes Espaoles
25/11/2017

Fin de Ciclo
24/11/2017

Federacin de Naciones del Estado Espaol
23/11/2017

Doa Manolita
22/11/2017

Oriol Reza
20/11/2017

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso.


IBL NEWS



comments powered by Disqus