IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7242
Noticias para la comunidad hispanohablante

Federacin de Naciones del Estado Espaol


por Mikel Amigot

23/11/2017



(Madrid, 23 Noviembre 2017)

En 1580 Felipe II encargó al arquitecto Juan Herrera, el mismo que había trazado el monasterio de El Escorial, la construcción de una plaza acorde al imperio español, donde no se ponía el sol. Casi cinco siglos después, el presidente del Gobierno Rajoy y el líder de la oposición Sánchez han encargado a una comisión en el Senado que estudie cómo crear un estado federal para dar respuesta a las demandas de los cantones separatistas, primero el catalán y después los demás, en una acción que supone el inicio de la desmembración de la vieja España. 

El resultado electoral, en un mes, con la previsible victoria independentista, y que puede desembocar en un referendum por la autodeterminación de Catalonia, sería el detonante, falsamente democrático, del inicio de la voladura. Esta traición al pueblo soberano español, a quien no se le pregunta en referendum si quiere el régimen autonómico, se venderá como la mejor respuesta para que "todas las regiones se sientan cómodas en una casa común". Catalunya ha revelado, adelantándose a la secuencia previsible de hechos, que le gustaría un status similar al de Singapur con China. Es decir, un país independiente. Ni siquiera le serviría el modelo del Estado libre asociado de Puerto Rico. Más tarde, vendría la formación de los Paisons Catalans, con la absorción de Baleares y la Comunidad Valencia. 

El País Vasco, Galicia y todo territorio que se apunte al festín de la casa común sería bienvenido. La reforma de la Constitución del 78, que no aplicación, consistiría, eliminada la retórica, en la desmembración política de España. En el plano económico, la recesión, que habrá empezado mucho antes, se agudizaría, y ello podría propiciar fórmulas políticas de pobreza colectiva, es decir, el ascenso al poder de partidos socialistas y neocomunistas. El sueño dorado de la izquierda de proclamar la Tercera República. 

Cada país tiene los Gobiernos que merece, y nosotros tenemos a Mariano Rajoy Brey, quien se siente en forma para perpetuarse como presidente hasta 2024. El político gallego, 36 años ya en la vida pública, diestrísimo parlamentario, ha tomado como nadie el pulso al pueblo español, y sabe cuándo y de qué manera conviene girar hacia la socialdemocracia, en un país mayoritariamente de izquierda. Es el número uno indiscutible en el competitivo oficio de ganar elecciones, pactar con la oposición para permanecer al frente, así como ir eliminando, discreta y elegantemente, competidores que le hagan sompra. Pensábamos hasta hoy que los maestros eran Adolfo Suárez, Felipe González y hasta José María Aznar, y no era así. Ha resultado ser otro gallego, después del que nació en El Ferrol, quien ha sabido leer el alma del pueblo, para gobernarlo durante décadas. (Ayer, por cierto, soltó en un diario italiano: "He salvado España, y ahora toca cerrar las heridas").

Podemos indignarnos cuanto queramos los expatriados de Estados Unidos, unos pocos comentaristas y estudiosos en Madrid así como una buena porción del pueblo soberano –que intuye las cosas pero a quien se le confunde o distrae desde las televisiones– que la realidad es implacable. Dos jóvenes artistas, representantes de la nueva cultura, el escritor Javier Cercas y el cineasta Manuel Martín Cuenca, resumían el domingo 19 en El Mundo, el sentir de hoy, el que permite a Rajoy, Sánchez e Iglesias prosperar en las urnas: "Toda identidad colectiva es una fantasía. Somos una fantasía colectiva creada por la Historia, la tele y todo lo que nos rodea. Enfrentar la identidad española y catalana es una manera equivocada de plantear el asunto. En realidad, estamos hablando de un sistema que se llama democracia y que está pensado para convivir". 

Pues eso, que la idea de España es un delirio, similar a lo que sucede en Catalunya, y que vayamos relajándonos los fachas. Trazar paralelismos con Felipe II o los Reyes Católicos son reminiscencias imperiales de mentes enfermas. Sostener que "la unidad de España es un bien moral que hay que preservar", como dijo en 2014 el Cardenal Antonio María Rouco, es catalonofia, intransigencia, negación del diálogo y la convivencia, fanatismo y, en definitiva, fascismo en estado puro. Así las cosas, sigamos dialogando y votando, que ya falta menos para la República Catalana, primero, y la Federación de Naciones del Estado Español, después.
 

Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Sijena
13/12/2017

Guadalupe
12/12/2017

Jerusaln
11/12/2017

Mitos irreverentes
09/12/2017

La mayor manifestacin anti-espaola en el extranjero
08/12/2017

Fomentar la diversidad
07/12/2017

Regalo envenenado a Blgica
06/12/2017

El Juez Llarena cumpli
05/12/2017

Spain First
03/12/2017

Prosperidad econmica o emociones polticas?
02/12/2017

Depredadores
01/12/2017

Taxistas y apps
30/11/2017

Albert Rivera
29/11/2017

Manada Criminal
28/11/2017

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya
27/11/2017

Hroes Espaoles
25/11/2017

Fin de Ciclo
24/11/2017

Federacin de Naciones del Estado Espaol
23/11/2017

Doa Manolita
22/11/2017

Oriol Reza
20/11/2017

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso.


IBL NEWS



comments powered by Disqus