IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7244
Noticias para la comunidad hispanohablante

Entretanto, la economa, mal


por Mikel Amigot

18/11/2017



(Nueva York, 18 Noviembre 2017)

"Catalan Crisis Squeezes Banks"
, titulaba el jueves 9 la biblia del capitalismo The Wall Street Journal.

Explicaba que la crisis catalana estaba incitando a los bancos a buscar nuevas fuentes de financiación, y la amenaza para la economía española persistía. 

Las retiradas de depósitos por parte de los ahorradores había sido intensa, pero la salida de CaixaBank y del Sabadell de Catalunya había frenado tal sangría. 

Desde el 1 de Octubre, más de 2.400 empresas han trasladado su domicilio social, que no sus trabajadores ni headquarters, a ciudades del resto de España. 

TV3, altavoz del secesionismo catalán, resumió, a su manera, el impacto ecónomico en el noticiero de máxima audiencia, el jueves 16: "Las reservas turísticas han bajado un 12 %, pero ahora las perspectivas para las festividades y temporada navideña son muy buenas"

Entonces, ¿es la rebelión nacionalista una catástrofe económica o sólo una incomodidad pasajera?

De nuevo, el debate percepción económica versus realidad

En Catalunya no ha habido violencia en las calles, salvo un herido el 1 de octubre que perdió un ojo al atacar con una valla a la policía, y la calma es absoluta. El movimiento nacionalista ha optado por contenter a los radicales anti-sistema, sabedor de que, en su batalla a medio y largo plazo, hay mejores fórmulas para atraer el apoyo internacional. 

En la prensa internacional no europea apenas se habla de Catalonia. Existe, sí, un conflicto latente desde hace décadas, que algún día estallará, pero por el momento la gente sale a cenar normalmente en Barcelona y los más pudientes, con la temporada de sky adelantada, se desplazan al Pirineo. 

La situación es tan tranquila que hasta el Gobierno regional parece funcionar incluso mejor. Intervenido como está desde Madrid, la realidad es que ni un sólo funcionario ha alzado la voz o ha llegado tarde a trabajar. ¿Por qué no permanecer así para siempre?

Esta insólita estampa recuerda al 2015 cuando España estaba con un gobierno provisional en funciones, y hasta el empleo mejoró durante esos meses. 

No es por ser tópico, pero cuando los políticos están ausentes, y a tenor de las pruebas, todo funciona mejor en el país. 

La destabilización económica ha venido con la perspectiva del establecimiento de la nueva República. Pues en ese momento, los bancos perderían la financiación europea y los beneficios del Impuesto de Sociedades de las empresas se evaporarían de Catalunya. Ahora este impuesto es recaudado por la Hacienda española y el dinero va a una caja común que sirve para financiar a las comunidades autónomas. 

Como los líderes soberanistas han aceptado por el momento la legalidad española, concurriendo dócilmente a a unos comicios el 21-D convocados por Madrid, estamos en un periodo de tranquilidad económica.

En esta crisis, la agenda y los tiempos los marca el nacionalismo, y ahora ni ellos saben, en espera del resultado electoral, que vía tomarán. Primero asegurarán el dinero que el Estado paga por los votos, calibrarán el reparto de cargos y presupuestos públicos en la nueva Generalitat, y de ahí saldrá una nueva estrategia. El nacionalismo es, sí, un negocio que maneja sus tiempos, como cualquier empresa, como cualquier secta.   

No está pues en el interés de secesionistas ni unionistas perjudicar la campaña navideña de compras. 

Entonces, ¿la economía está bien, verdad?

Respondamos a la gallega: ¿si usted viviera en Catalunya, se compraría ahora una casa o un apartamento? ¿una empresa se plantearía ahora una inversión sustancial? 

Cuando una región está hiper-endeudada, el freno del gasto o la inversión es una señal de alarma, que, a la menor chispa, puede desatar un incendio devastador.

Ahora la calificación de la deuda es B+, en perspectiva negativa, según la agencia S&P, que ha anunciado, además, que puede bajarla uno dos escalones, hasta situarla al nivel de países como Zambia, Camboya o Ruanda. Una deuda hoy de 52.500 millones de euros, que refinancia la Hacienda española. 

O sea que la economía, por consecuencia de la irresponsabilidad política, mal, bastante mal. Por algo los bancos están moviéndose entre bambalinas. 

 








   
Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Asesinato por lucir la bandera espaola
15/12/2017

Guerra de ideas
14/12/2017

Sijena
13/12/2017

Guadalupe
12/12/2017

Jerusaln
11/12/2017

Mitos irreverentes
09/12/2017

La mayor manifestacin anti-espaola en el extranjero
08/12/2017

Fomentar la diversidad
07/12/2017

Regalo envenenado a Blgica
06/12/2017

El Juez Llarena cumpli
05/12/2017

Spain First
03/12/2017

Prosperidad econmica o emociones polticas?
02/12/2017

Depredadores
01/12/2017

Taxistas y apps
30/11/2017

Albert Rivera
29/11/2017

Manada Criminal
28/11/2017

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya
27/11/2017

Hroes Espaoles
25/11/2017

Fin de Ciclo
24/11/2017

Federacin de Naciones del Estado Espaol
23/11/2017

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso.


IBL NEWS



comments powered by Disqus