IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7244
Noticias para la comunidad hispanohablante

Es posible un Spanish Dream?


por Mikel Amigot

17/11/2017



(Nueva York, 17 Noviembre 2017)

Admitámoslo. Por muy excluyentes e insolidarios que sean, muchos catalanes tienen una ilusión y una meta compartida: la independencia de España. Son el hazmerreir de las cancillerías, suscitan la desconfianza de la economía y transmiten una impresión de lunáticos, pero ahí siguen, erre que erre, con su proyecto de país, ya sea una república albanesa o congoleña, igual da. 

No caigamos en la descalificación fácil, los columnistas los primeros. Porque algo se está haciendo mal, pésimamente mal, en España desde hace décadas. No es sólo Catalunya; abundan otros signos de alarma: el nacionalismo emergente en Valencia y en Baleares, los brotes de descontento en Asturias, reivindicaciones in crescendo en Navarra, País Vasco, Galicia, una izquierda cada vez más anti-española.

En todas las sociedades hay tensiones, sí, pero, visto desde Nueva York, lo de España no es ni medio normal. Y no parece que esté en vía de solución. Una victoria constitucionalista en Catalunya –bastante improbable, según las encuestas– puede traer un poco de alivio; pero si ganan los secesionistas, el 2018 puede ser un año explosivo, con los adversarios de España, y ahora también de la Unión Europea, lanzados al abordaje.

Esgrimir la ley del Código Penal y el 155 es mirar hacia otro lado.

El gran problema de España es que carece de un proyecto de país. El pueblo soberano está deseando unirse a una ilusión colectiva (más allá de ganar el Mundial), a un plan común que permita luchar en equipo.

Ya, ¿y qué hacemos con los nacionalistas?, se me dirá. 

Ciertamente, cada vez hay más secesionistas, reculen o no por conveniencia durante estas semanas, y la explicación no reside sólo en el adoctrinamiento escolar o el lavado de cerebro a través de los medios. El español, que hace muchas horas de bar, no es dado a alienación. Los catalanes, vascos y gallegos son cada vez más nacionalistas porque no perciben beneficio emocional y económico siendo españoles. Son españoles de hábito pero nacionalistas de corazón.

La solución es lo contrario al estado plurinacional, la nación de naciones o la España de las autonomías. Otorgar más competencias fiscales y de autogobierno a Catalunya y próximamente a la demás autonomías es echar gasolina al fuego. El café para todos autonómico nos ha traído a este escenario, donde Catalunya es sólo el primer aviso de auto-destrucción. 

La raíz de todos los males reside en el egoismo y la inmoralidad, cuando no abierta corrupción, de buena parte de la clase política de Madrid, el establishment capitalino. La invención de 17 autonomías en el 78 tal vez fuera un error de buena fé, o, tal vez, un desvío de la atención para seguir mangoneando sin el escrutinio de los políticos de provincias. Algo así como: les otorgamos su reinos de taifas y nos dejan en paz.

¿Qué sucedió? Fácil: los políticos son siempre políticos y, como la ley de la gravedad, tienden a su posición natural que es servirse, buscar el poder, colocar a los amigos y, algunos, a meter la mano en la caja.

Después, con el tiempo, cada rey feudal autonómico ha encubierto sus miserias –el 3 % y el saqueo de los Pujol en Catalunya– con falsa ideología nacionalista excluyente.

Que Rajoy anuncie que peleará por un tercer mandato es una de las peores noticias posibles. Su acto de supremo egoísmo supone un hundimiento y una desazón colectiva. No sabemos si se autoengaña con la idea de que el país prosperará más frente a la izquierda socialista, pero sí sabemos que su carácter sólo sirve para ahuyentar cualquier anhelo colectivo, al tiempo que alienta guetos nacionalistas. Se equivoca gravemente pensando que lo único importante es "la normalidad" y el crecimiento del PIB. 

La corrupción en que ha estado envuelta el PP y el desánimo que causa son razones sobradas para que se vaya. Pedro Sánchez, y ni que decir Pablo Iglesias son peores, claro, pero eso no es excusa. 

Se debe ir, sí, pero, más importante, España debe corregir la anomalía de que muchos no quieran ser españoles, y más aún, educarse en español.

En EE.UU. no encontramos explicaciones convincentes cuando nos preguntan por este fenómeno. Uno trata de argumentar que ello es debido al excesivo número de políticos y cargos públicos, mediocres en su mayoría, y que la formación de uno de los países más descentralizados del mundo, si no el que más, ha sido el detonante.

Por eso, cuando alguien reclama que "hace falta más política", o los ciudadanos piden más cosas a los dirigentes, uno se echa a temblar.

Cuando en una democracia occidental pro-business la política domina a la economía cabe pensar en una sucesión de males encadenados, siempre en aumento. 

España necesita con urgencia un American Dream, un afán colectivo, en un mundo global donde, paradojicamente, la economía en español se acoge espectacularmente bien. España necesita aprender, y mucho, de aquel país que co-fundó, EE.UU. y que hoy es la primera potencia. 

El American Dream es aquí una especie de national ethos, un conjunto de ideales (democracy, rights, liberty, opportunity and equality), donde la libertad individual permita prosperar, subir en el escalafón social y tener éxito. El Sueño Americano está anclado en la Declaración de Independencia, que proclama aquello del "all men are created equal with the right to life, liberty and the pursuit of happiness".

A España le ha tocado el jackpot de lotería de Nueva York con su lengua y civilización universalmente admiradas. Algo no funciona –yo diría que la acción política– cuando impera el sálvese quien pueda y cada vez más regiones van en contra del sentido común.

Hagamos primero, con motivo de la crisis catalana, un buen diagnóstico del enfermo, y después veamos soluciones. Urge. 

           

Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Asesinato por lucir la bandera espaola
15/12/2017

Guerra de ideas
14/12/2017

Sijena
13/12/2017

Guadalupe
12/12/2017

Jerusaln
11/12/2017

Mitos irreverentes
09/12/2017

La mayor manifestacin anti-espaola en el extranjero
08/12/2017

Fomentar la diversidad
07/12/2017

Regalo envenenado a Blgica
06/12/2017

El Juez Llarena cumpli
05/12/2017

Spain First
03/12/2017

Prosperidad econmica o emociones polticas?
02/12/2017

Depredadores
01/12/2017

Taxistas y apps
30/11/2017

Albert Rivera
29/11/2017

Manada Criminal
28/11/2017

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya
27/11/2017

Hroes Espaoles
25/11/2017

Fin de Ciclo
24/11/2017

Federacin de Naciones del Estado Espaol
23/11/2017

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso.


IBL NEWS



comments powered by Disqus