IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7243
Noticias para la comunidad hispanohablante

As nos ven: torpes y franquistas


por Mikel Amigot

09/11/2017



(Nueva York, 9 Noviembre 2017)

Se queja la mitad de los catalanes de que los españoles no los entienden. Y por eso, y porque quieren gestionar todos sus ingresos, además de la administración de Justicia, quieren la independencia.

Los españoles, desconcertados, les recordamos los cinco siglos de historia en común, y apelamos a su sentido solidario.

De nada sirve, porque la mitad de ellos tiene una idea nefasta de España. Creen que España es un país cutre y franquista.

¿Cómo es posible?

La nación más antigua de Occidente, origen de la lengua, literatura y civilización españolas, país de conquistadores, misioneros, místicos, pintores y artistas, Camino de Santiago y tierra de María, germen de la comunidad hispanohablante, primer destino turístico, democracia moderna y consolidada, fundador de las primeras ciudades en EE.UU., el país más exitoso desde Roma... ¿No es suficiente?

No hay nación en el planeta que hable mal de España.

Para demasiados catalanes, España es un país lamentable de cuynats (cuñados, en sentido peyorativo) y de nostálgicos del Franquismo.

¿Franco?

¡Pero si murió en 1975! Ninguno de los yogurines que se lucran en la política de hoy o se forman en el sistema educativo catalán lo conocieron. Es como culpar a los faraones de Egipto de las desgracias del pueblo judío.

Uno de los programas televisivos más exitosos de Catalunya, Polònia, literalmente machaca a los espectadores con este tópico, con la excusa del humor.

Éste es el video de apertura del canal de YouTube de Polònia, con 188.000 visitas.

No es un clip aislado.

Vean este otro vídeo: Els 'cunyats' contra Rivera

Así, la mayoría.

Catalunya es tierra de cómicos y comediantes geniales: Eugenio, Pedro Ruiz, Charlie Rivel, Mary Santpere, la Trinca, Mingote, Forges, Buenafuente y Berto, Carlos Latre, Jordi Evole... Y el espacio de sátira política que dirige Toni Soler no puede ser más gracioso y divertido. Uno puede estar viendo clips durante horas, sorprendiéndose del ingenio de Polònia y de actores como Queco Novell, David Olivares, Agnès Busquets, Xavi Serrano.

José Mota, los Morancos, Tip y Coll eran graciosos, pero es que estos polacos lo bordan.

Sólo un problema: ahora no toca.

Si la población votante de los Puigdemont, Junqueras, CUP fuera un pelín más instruida, no habría reparo. Es más, sería un ejercicio sano. Una sociedad democrática puede permitirse desternillarse de sí misma, y andar tan pancha.

A diario lo vemos en EE.UU. en los talk show nocturnos, con los jokes de apertura que, en, algunos casos rozan el humor negro. Si a alguien le parecen inapropiados, simplemente que cambie de canal.

Siempre defenderemos a los comediants, si bien, a veces, no es buen momento para el chiste.

De igual modo de que en un funeral no cabe hacer gracietas del fallecido.

Polònia no es inocente. Y, aunque inicialmente la intención fuera sana, la sátira despectiva de ahora –en medio de un conflicto desgarrador, con familias que no se hablan, una economía en caída libre y una pérdida notable sobre el PIB español, que redundará en menos servicios y empleos– no resulta de ayuda.

Resulta sospechoso que, a ojos de Polònia, España sea siempre un país deplorable y vengativo, mientras que el independentista Puigdemont resulte un tipo más bien simpático y entrañable.

Los actores y escritores de gags saben del calibre del bazooka que portan. Y, así, de pronto, pierden el sentido del humor, cuando por ejemplo, se ponen serios para denunciar la supuesta violencia de la policía española del 1 de octubre. Los rectores de la cadena también actuan en consecuencia. Un botón de muestra: el pasado viernes 3 de las detenciones de Junqueras y los ex-consejeros no hubo programa. El ánimo estaba grave como para risitas, y TV3 dedicó la noche a un Especial Informatiu.

El adoctrinamiento podía esperar al próximo viernes. La Catalunya moral, estética y culturalmente superior se había quedado sin habla. Ni un sólo líder occidental salió en apoyo del procés o habló despectivamente de España.

Más bien, lo contrario. El poble de Catalunya, con los políticos que financian la TV3 de Polònia, quedó como el hazmerreir del mundo, con unos dirigentes malversadores, prevaricadores y sediciosos.

¿No da esto como para escribir unos cuántos sketches bien graciosos para el Polònia?

A tiempo están. Una ocasión de oro para demostrar que la sátira política sólo persigue la risa inteligente y nunca el adoctrinamiento.  

  ----

Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Guerra de ideas
14/12/2017

Sijena
13/12/2017

Guadalupe
12/12/2017

Jerusaln
11/12/2017

Mitos irreverentes
09/12/2017

La mayor manifestacin anti-espaola en el extranjero
08/12/2017

Fomentar la diversidad
07/12/2017

Regalo envenenado a Blgica
06/12/2017

El Juez Llarena cumpli
05/12/2017

Spain First
03/12/2017

Prosperidad econmica o emociones polticas?
02/12/2017

Depredadores
01/12/2017

Taxistas y apps
30/11/2017

Albert Rivera
29/11/2017

Manada Criminal
28/11/2017

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya
27/11/2017

Hroes Espaoles
25/11/2017

Fin de Ciclo
24/11/2017

Federacin de Naciones del Estado Espaol
23/11/2017

Doa Manolita
22/11/2017

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso.


IBL NEWS



comments powered by Disqus