IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7243
Noticias para la comunidad hispanohablante

Imagen de pas


por Mikel Amigot

27/10/2017


 
(Nueva York, 27 Octubre 2017)

España es un país al que la imagen exterior le preocupa extraordinariamente. Y Catalunya comparte esta obsesión, en otro rasgo más de españolidad. 

Qué, ¿cómo se nos ve en EE.UU.? Ésta es una de la primeras preguntas que uno recibe tan pronto aterriza en España. La segunda es retórica: ¿Qué tal con este presidente loco –algunos dicen Hitler– que tenéis? La tercera ronda de preguntas encierra una respuesta implicita (somos un país de catedráticos), y suele ser relativa a las armas y los tronados que tironean a multitudes, a los 40 millones de pobres sin seguro de salud, o bien a la dieta alimenticia (¿sólo coméis hamburguesas, verdad?).

En los países anglosajones la preocupación nacional se basa, en general, en las consecuencias que genera la acción. Pero en España es la imagen. 

Hoy el foco de atención era, cómo no, la esperpéntica imagen internacional de Puigdemont, al insinuar primero que convocaría elecciones regionales, después citando a los medios a una declaración solemne, suspendiéndola más tarde por dos veces y, finalmente, anunciando que no tomaría ninguna decisión y que sería el Parlament quien se decantaría el viernes por una salida; suponemos que la declaración de independencia.

Lógicamente, este vodevil molestó a los cronistas foráneos, que destacaron la confusión de las actuaciones del "Catalonia's secessionist leader".

"He first scheduled, then canceled, then rescheduled his announcement about what would happen next. Finally, in late afternoon, Puigdemont appeared in the government palace and said the regional parliament must decide what will happen next," resumió The Washington Post.

"Catalonia’s chaotic bid to carve an independent republic out of Spain isn’t over yet."

Espectacular inicio de seriedad política y diplomática para esta naciente República europea. Un avance de cómo actuarían las Embajadas exteriores del Govern (que, por cierto, esperamos estén cerradas en pocos días tras el 155).

Y, ¿quién va a reconocer al nuevo Estado catalán? ¿Corea del Norte, Venezuela, Timor Oriental, Osetia del Sur, Andorra? Los ayatolás de Irán ya dijeron que no, así que ni siquiera habrá un eje del mal que los admita.

El ridículo está servido. Los insurrectos se han quedado con el reloj parado en los años 50. Es patético reclamar diálogo cuando no cumplen las leyes, o democracia cuando se intenta barrer de un plumazo a la mitad larga de Catalunya.

En esta crisis casi nadie ha subrayado un hecho fundamental: la economía ya ha votado. Y sigue haciéndolo todos los días, por si había dudas. Los malvados mercados –y con ellos todas las pensiones de los viejictos europeos, incluidos los "modélicos" escandinavos– han sido contundentes. El éxodo de empresas es masivo, las ventas se hunden, la deuda se dispara, el turismo se resquebraja.

¿Cuál es el espejo en que se mira el Govern? ¿Venezuela, Burkina Faso, Camboya, Nepal, Níger, Congo, Bolivia? Sí, parece que se fija en los países más pobres del planeta.

La Rusia de Putín –terrorífico personaje, un Stalin moderno– puede intentar abrir ahora una brecha en la OTAN y, tal vez dar alas a los separatistas.

España, con la última tontería del día de "la aplicación gradual del 155", sólo tiene que presentarse como un país serio que cumple la ley, fomenta el libre mercado, acoge empresas, apoya sus fuerzas de seguridad, la unidad nacional, la integración de Europa, los valores occidentales, protege los españoles de Catalunya y, sí, empieza a mejorar la acción de comunicación exterior (nefasta y de vergüenza).

En este sentido, una doble sugerencia desde la Spanish American community:

Una, que el Rey Felipe VI empiece a hacer desde ya visitas al extranjero y a pronunciar conferencias. Que nos represente explicando, en su buen inglés, lo que está sucediendo. Si no le acompañan ministros de Rajoy y demás cohorte, tanto mejor y menos gasto absurdo.

Dos, que se nos empiece a ver como el país de Rafa Nadal, Amancio Ortega y Vargas Llosa.

A la República imaginaria o virtual de Catalunya –dado que sólo existirá en la imaginación o en Twitter– good luck a la hora de encontrar a sus héroes.

Mi voto, para Anna Gabriel.    

------  

Mikel Amigot  
Columnista  

Todas estas columnas del día a día, en IBL News.com:


Guerra de ideas
14/12/2017

Sijena
13/12/2017

Guadalupe
12/12/2017

Jerusaln
11/12/2017

Mitos irreverentes
09/12/2017

La mayor manifestacin anti-espaola en el extranjero
08/12/2017

Fomentar la diversidad
07/12/2017

Regalo envenenado a Blgica
06/12/2017

El Juez Llarena cumpli
05/12/2017

Spain First
03/12/2017

Prosperidad econmica o emociones polticas?
02/12/2017

Depredadores
01/12/2017

Taxistas y apps
30/11/2017

Albert Rivera
29/11/2017

Manada Criminal
28/11/2017

Un 155 sobre la Iglesia en Catalunya
27/11/2017

Hroes Espaoles
25/11/2017

Fin de Ciclo
24/11/2017

Federacin de Naciones del Estado Espaol
23/11/2017

Doa Manolita
22/11/2017

Más Crónicas desde Nueva York


* NOTA: Las columnas Crónicas desde Nueva York están ahora disponibles para su libre reproducción online o en papel. Si quiere publicar estos artículos en su periódico o web, envíenos un email para concretar su uso.


IBL NEWS



comments powered by Disqus