IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7101
Noticias para la comunidad hispanohablante

Quin ganar? Trump o los medios


by Mikel Amigot


Históricamente, ningún presidente o político occidental ha conseguido derrotar a los medios de comunicación. Existen muchos reporteros y comentaristas, y una buena porción está "casado con el periodismo", lo cual significa que han interiorizado su misión profesional y vital de servir a la sociedad y controlar al poder. La idea del "cuarto poder" no es un mito.



Más claramente, la pregunta ahora sería cuántos de estos periodistas extremadamente motivados están en la tarea de investigar a Trump, su entorno, su pasado, sus conexiones con Rusia, la mafia o negocios familiares. Cierto es que los propietarios de los medios, que dirigen un negocio, frenan con frecuencia investigaciones y "scoops" o exclusivas, en un ejercicio de gestión de su influencia sobre el poder. Esto lo hace New York Times y un periódico de barrio o suburbio, lo cual no es del todo censurable en la medida en que la sociedad necesita medios con buena salud económica que por encima de todo den prioridad a su misión ética.



Así la cosas, la gran cuestión es si el presidente Trump doblegará a los medios, o como él anota a los "liberal ellite media", esto es, New York Times, Washington Post, CNN, NBC, CBS, ABC y un puñado más de "outlets". Nunca habíamos visto en la historia de las democracias occidentales -las dictaduras no cuentan- a un poderoso -y, en este caso, el hombre más poderoso del planeta, el presidente de EE.UU.- emprender una cruzada tan feroz y creciente.



Trump acuñó el acrónimo "Fake News Media" y ahora lo ha "enriquecido" con "Fraud News Media". Cualquiera que hable con un reportero de peso, comprobará que ello no hace sino "animar" a los periodistas a ser más duros. Es decir, estamos en una espiral que sólo puede crecer. El video de 28 segundos en el que Trump golpea ficticiamente, en un evento de WrestleMania, a un personaje de CNN ha inflamado más los ánimos. Este clip gracioso sucede a la embestida del presidente contra los dos presentadores de Morning Joe, tildándolos de locos y cortitos de entendederas. ¿Qué será lo siguiente?



La batalla contra los medios -y medios, sean o no liberales, de prestigio- es una batalla perdida para Trump. Ningún político ha terminado derrotando a los medios de comunicación. ¿Qué espera, entonces, el presidente, que cierren? ¿Y, precisamente, ahora que tienen más audiencia, y, por tanto, más negocio publicitario, gracias a las críticas?



Diversos analistas opinan que ello es una cortina de humo de distracción para evitar debatir otros asuntos más acuciantes, como la connivencia con Putin y Rusia. Sin embargo, tras comprobar que Trump es capaz -y diríase que disfruta- es capaz de mantener batallas en muchos frentes al mismo tiempo, la teoría de la distracción parece improbable. ¿Entonces cuál es la explicación? Seguramente ésta: que Trump quiere atraer a más periodistas y comentaristas que hablen bien de él y que lo perciban como ganador. ¿Con qué finalidad? Una clara: mantenerse en el poder estos próximos tres años, evitando cualquier "impeachment" y ganar, cómo no, las próximas elecciones presidenciales. 

 


IBL NEWS



comments powered by Disqus