IBLNEWS Fundado en 1998.
Edición número: 7070
Noticias para la comunidad hispanohablante

La falta de unidad republicana impide que Trump elimine el Obamacare


by Mikel Amigot


Los líderes republicanos retiraron el viernes 24 "American Healt Care Act" (u "Obamacare") antes de que fuera votada en el Congreso, dado que no tenían suficientes votos para que fuera aprobada. Muchos conservadores, con Rand Paul al frente, se habían opuesto a esta ley al estimar que no eliminaba del todo el Obamacare. Otros republicanos moderados anunciaron que votarían "no", temerosos del daño que causaría a sus constituyentes, unos 24 millones de personas que perderían su seguros médico durante diez años y otros tantos millones que verían elevada su factura sanitaria. 



Donald J. Trump, cuyo mayor activo electoral era su capacidad para hacer acuerdos ("deal maker"), cosechó su primer gran fracaso en la presidencia. Había intentado convencer a congresistas demócratas para que le apoyaran, pero la realidad es que no logró convencer ni siquiera a su propio partido. Su reacción, al conocer la derrota legislativa, fue de sorpresa, y, al tiempo que culpó a los demócratas, anunció que su siguiente campo de batalla sería la reforma fiscal, con reducciones de impuestos para las clases medidas y también para adinerados y negocios. (Los analistas ya se apresuraron a anticipar que a la mitad de los políticos republicanos no les gustan las ideas de Trump en este área). 



Lo curioso del primer acto de demostración de falta de unidad republicana es que los mismos políticos habían votado simbólicamente decenas de veces su rechazo al Obamacare. Jamás pensaron que en algún momento tendrían el control total de la Cámara de Representantes, Senado y la Casa Blanca, y ello les daría oportunidad de eliminar el Obamacare. Ahora la duda es si empezarán aflorar las fracturas en el partido republicano y las promesas de Trump, plasmadas en una nueva agenda legislativa, serán simplemente irrealizables.



Y, ¿qué harán los demócratas? La impresión es que la aversión a Trump es tan profunda que no pueden apoyar nada que venga del presidente por coincidente que sea con su agenda liberal. La maquinaria política imperante en Washington es demasiado compleja como para que Trump la cambie a su antojo. Y, así, los cien primeros días de la presidencia de Trump se están convirtiendo en una pesadilla. 


IBL NEWS



comments powered by Disqus